Sobre mí

Nací de mi madre un 25 de noviembre en la hermosa ciudad de San Sebastián. Imagino que llovía lentamente y con dulzura. Mi infancia estuvo marcada por esa lluvia, las hortensias, los caracoles, la humedad y la invención de mundos interiores. De mi madre aprendí a hablar y el lenguaje me fascinó desde el origen. Mis vecinas eran de todas partes y en la escuela aprendíamos otras lenguas. ¡Cuántas palabras,  cuánta riqueza!

Mi padre me entregó un libro y la sed de aprender. Mi madre el lujo de soñar y cuestionarse, la práctica de la creatividad generosa y sin límites. A escribir me he atrevido desde siempre, y cuando no lo he hecho sobre el papel no he parado de hacerlo con la mente. Como si una voz me dictara, como llega el agua desde la fuente.