Blog
Leave a comment

Carrusel emocional

No estamos viviendo tiempos de comodidad pero si de cambio y transformación, es decir, vida. Muchas cosas están saliendo a la luz, muchas emociones contenidas. Pareciera que desde fuera se muevan los hilos que dirigen nuestro bienestar o malestar, nuestro estar de acuerdo o en desacuerdo con la vida y con el vecino, nuestro amor o desamor por lo colectivo, por la tierra que nos sustenta.

Memorias difíciles de abuso de poder surgen en el interior y el exterior y no es fácil pasar por ellas y hay que pasar por ellas, el tiempo necesario, pero no quedarse allí. Es como una lucha entre la luz y la oscuridad, entre el mirar dentro o el dejarse llevar.  La división que se siente, nos hace añorar con fuerza la conexión que también se siente. Y ahí está la decisión: ¿me voy con las razones y las justificaciones que me mantienen en el miedo y el dejarme llevar o me dedico a cuidar de mí y de mi entorno, a respirar el momento, a observar todas las cosas maravillosas que tiene mi vida, la tierra que habito, el constante brotar de la radiante energía del corazón por todas partes?

Los medios, la cháchara constante, no nos van a invitar a ir por este camino, pero no está de más recordar que nuestro tiempo y energías son limitadas y  que todo pasa y  que al final lo que nos vamos a llevar son esas cosas inmateriales que calientan nuestro corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *